Untitled Document
Inicio  |  Contáctenos
  Untitled Document
ACERCA DE IADS PROGRAMAS Y PROYECTOS CAPACITACION CURSOS Y SEMINARIOS NOTICIAS LINKS de INTERES
IADS EN LOS MEDIOS


Noticias | Noticias
29-05-2009
Cada espaol genera kilo y medio de basura al da

Al siglo XXI se le ha bautizado como la era de internet, de la globalizacin o de la tercera revolucin industrial. Pero bien podra llamrsele de forma ms prosaica: la era de la basura.


Una montaa de residuos en la planta de Terrasa de Quart (Valencia). | Benito Pajares
Una montaa de residuos en la planta Terrasas de Quart (Valencia) - Benito Pajares
Ese s es un invento moderno, fruto de los mil productos que la industrializacin y la sociedad de consumo han inventado sin que sepamos bien cmo eliminar.
Los espaoles, por ejemplo, generamos en 2007 ms de 23 millones de toneladas de Residuos Slidos Urbanos, RSU en la jerga tcnica o, simplemente, basura. Esa que echamos todos los das al cubo de casa. La cifra toma dimensin cuando se traduce a una medida cercana. Esos 23 millones de toneladas equivalen a 521 kilogramos por espaol y ao.

Para los expertos, es un despilfarro de materia y de energa que la sociedad no puede permitirse, como tampoco es asumible el gasto pblico que supone gestionar esos residuos. Sin embargo, la basura domstica no para de aumentar. En Espaa, hemos pasado del kilo escaso por habitante y da de 1997 a 1,3 kilos en 2000 y 1,4 kilos en 2007.

Son medias obtenidas al dividir el total de residuos entre la poblacin, con lo que el crecimiento demogrfico no explica la tendencia. Lo que las cifras demuestran es que ha habido un incremento del consumo y una incapacidad para impedir que esos objetos se conviertan en residuos.

Ante estas cifras, los ecologistas dicen que hay que invertir no slo en reciclaje, sino que hay que apostar por la reduccin de la basura antes de que se genera. Para hablar de esa prevencin de residuos,
Amigos de la Tierra celebr en Madrid esta semana unas jornadas que congregaron a responsables municipales, consumidores y empresas del sector. Como marco de fondo est el que en los prximos meses se va a trasponer la Directiva Europea de residuos y se empezar a desarrollar el Plan Nacional Integrado de Residuos, aprobado en 2008.

"Lavado de conciencia"

Para Liliane Spendeler, directora de Amigos de la Tierra en Espaa, hay que impulsar un cambio de actitud ciudadana donde la reduccin de residuos prime ante su reciclaje. Alodia Prez, responsable del rea de Residuos en Amigos de la Tierra, presenta los resultados de un estudio sociolgico en el que se demuestra que el reciclaje es la nica idea que ha calado en la ciudadana. Tanto, que llega a funcionar como un lavado de conciencia.

Al arrojar un desecho al cubo de reciclaje el ciudadano se queda tranquilo, creyendo que cumple. Pero hay que pensar, recuerdan los ecologistas, que el mejor residuo es el que no se produce, el que no se consume. Porque detrs de cada objeto hay un impacto ambiental en forma de materias primas y energa consumida que no llegamos a percibir.

Reducir, es decir, evitar el gasto, es la primera opcin. Y a ella se han apuntado ya en otros lugares. Yves Contassot es el concejal parisino que impuls el primer plan especfico de la ciudad sobre la Prevencin de Residuos. Una de sus campaas intent rebajar el uso de botellas de plstico para agua.

La Alcalda regal jarras de cristal con un logo a todos los domicilios pidiendo que bebieran agua del grifo. Qu ocurri? Los vendedores de agua hicieron una contracampaa atacando la calidad del agua parisina. La alcalda de Pars tuvo que responder con otro anuncio defendiendo su agua del grifo.

No es fcil. Hay resistencias y chocamos con grupos de inters. Pero hay que seguir porque no podemos permitirnos un gasto tan enorme en gestin de residuos. Porque al final son los ayuntamientos los que pagan.
 
Medidas radicales

Ricardo Luis Izquierdo, jefe del servicio de residuos de Fuenlabrada y representante de la Federacin Espaola de Municipios, recuerda que son las instituciones locales las que cargan con la gestin de los residuos. Si los ciudadanos no reparan en su nivel de consumo o la Administracin central no toma cartas en el asunto, la factura del aumento de basuras la pagan los ayuntamientos.

En Irlanda se han tomado medidas radicales. La implantacin de una tasa sobre las bolsas de plstico -14 cntimos por cada una- ha reducido su uso en un 90%. El impuesto se invierte en campaas de concienciacin. Un 91% de la poblacin apoya ahora la tasa, explica Cathy Maguire, del Consejo Irlands de Desarrollo Sostenible.

En Espaa, el Gobierno no se plantea algo as. Mara Jess Rodrguez de Sancho, directora general de Calidad y Evaluacin Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, comenta a elmundo.es: Este tipo de medidas no se pueden imponer si antes no trabajamos en la implicacin social y la sensibilizacin. El Ministerio lanzar una campaa institucional para reducir su uso. En la anterior legislatura, con Narbona al frente, el Ministerio habl de prohibir las bolsas de plstico para 2010.

El fomento de planes empresariales de prevencin de envases y el apoyo al compostaje domstico de basura orgnica son otros objetivos inmediatos del Ministerio.
Untitled Document
 
 
con quienes cooperamos
Red de Informacion en Produccion y Consumo Sustentables para America Latina y el Caribe
  INSTITUTO ARGENTINO PARA EL DESARROLLO SUSTENTABLE Asoc. Civil
 
ICLEI Latinoamerica Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente MERCOSUR Agencia de Cooperacion Alemana GTZ Consumidores Argentinos