Untitled Document
Inicio  |  Contáctenos
  Untitled Document
ACERCA DE IADS PROGRAMAS Y PROYECTOS CAPACITACION CURSOS Y SEMINARIOS NOTICIAS LINKS de INTERES
IADS EN LOS MEDIOS


Noticias | Noticias
02-10-2009
Ecolgicos hasta en la cocina

La cocina es el lugar de la casa donde generamos casi todos los residuos y donde consumimos la mayor parte de la energa, adems de gastar una cuarta parte del agua domstica.


Es por tanto donde ms cosas podemos hacer para reducir el impacto ecolgico de los hogares, un sector que consume hoy una cuarta parte de la energa y de las materias primas del planeta y representa un 40% de la generacin total de residuos. Racionalizar nuestro consumo en la cocina puede resultar tan saludable para el planeta como para nuestro bolsillo. Compra de alimentos saludables para todos, aparatos superahorradores de energa o consejores prcticos para generar menos basuras o aparatos que ahorran agua sin perder nada son algunas de las muchas cosas que podemos hacer desde casa por el bien del planeta pero tambin de nuestra salud y nuestro bolsillo. 

Las elecciones que hagamos en la compra de alimentos son una de las palancas ms poderosas con que contamos (sobre todo si esas elecciones suponen adems una buena compra) para avanzar en la direccin de un planeta sostenible. Cada da entran en nuestro hogar entre uno y dos kilogramos de comidas y bebidas por persona. Antes de llegar a nuestras casas, los alimentos pasan por mltiples redes de transformacin y transporte, algunas de ellas de muchos miles de kilmetros, por lo que los productos de zonas prximas que exigen un reducido transporte suponen ya de por s un importante ahorro energtico. Si son productos frescos y de temporada, el balance energtico es an mejor ya que se ahorran las enormes cantidades de electricidad que exigen los congeladores industriales funcionando durante meses.

Los productos vegetales son la base de una dieta sana, pero, ecolgicamente, no son tan benignos como podra pensarse. Cereales, frutas, verduras y todos sus derivados tienen un coste ecolgico en forma de uso del agua (entre el 70 y el 80% de toda la que se gasta en Espaa), contaminantes agrcolas que quedan en el suelo y las aguas, consumo de carburantes y agotamiento de la tierra que aumenta su desertizacin. Mencin aparte merecen las legumbres (protenas baratas que apenas necesitan los nutrientes de la tierra) y, sobre todo, los vegetales ecolgicos identificados mediante una etiqueta -diferente en cada comunidad autnoma- del Consejo Regulador de la Agricultura Ecolgica de la regin correspondiente. El consumo medio de carne est en unos 80 kilos por persona y ao en Espaa, ms del doble de lo que exige una dieta equilibrada de tipo mediterrneo, por ejemplo. Si su salud le pide menos carne y ms vegetales, aproveche para comprar carne de la mxima calidad que, aunque algo ms cara, es la ms apetitosa y la menos impactante para la naturaleza ya que los animales son criados de modo natural y tradicional. En cuanto al pescado, su consumo es ptimo en nuestro pas, pero, para su sostenibilidad, conviene que sea de piscifactora para especies sobreexplotadas -como la merluza o el rodaballo-, capturado por flotas -como la espaola- que respetan las vedas y otros lmites del mar, siempre con una buena talla (el consumo de pezqueines elimina poblaciones enteras de peces) y, en algunos casos, con ecoetiquetas como la de pescado capturado sin volantas (las redes ms destructivas que existen) o atn seguro para los delfines. Cada vez es ms importante -aconseja Angeles Sastre, consultora medioambiental de la empresa Magnum Tech- fijarnos en las etiquetas, tablillas y dems informaciones que se nos ofrecen sobre el producto que compramos porque, para el medio ambiente, para nuestra salud y para nuestro bolsillo, no es lo mismo una ternera gallega que una carne de explotacin vacuna intensiva.

Los hogares representan un 25% aproximadamente de toda la energa que se consume en la UE, y ms de la mitad de ese consumo tiene lugar en la cocina, especialmente, por el funcionamiento ininterrumpido del frigorfico. Consumir menos energa en la cocina es una gran noticia para el planeta, pero, tambin para nuestra economa ya que el margen de ahorro es hoy superior al 40% de media, segn cifras de la Agencia Europea del Medio Ambiente.

Para empezar, la compra de electrodomsticos eficientes que consumen hasta un 80% menos electricidad (un frigorfico greenfreeze o un lavavajillas con toma de agua caliente consiguen tales reducciones) es una opcin inteligente ya que, aunque cuesten algo ms caros, el ahorro energtico a lo largo de la vida del aparato multiplica al menos por 10 el sobrecoste inicial. Si piensa renovar su frigorfico o lavavajillas, solicite informacin sobre el consumo energtico de los diferentes modelos y ver que los de tipo A (los ms eficientes) no son siempre ms caros y, si lo son, el sobreprecio merece la pena teniendo en cuenta un ahorro de 5 10 euros mensuales en la factura elctrica. Si puede elegir, piense que una cocina o un calentador a gas consumen la cuarta parte de energa que sus competidores elctricos para obtener el mismo servicio y con un combustible mucho menos contaminante para el planeta que el carbn o el uranio de la central productora de electricidad.

Sean ecolgicos o no sus electrodomsticos de cocina, conviene seguir unas normas de eficiencia que las propias compaas elctricas recomiendan mediante un folleto que estn enviando a sus clientes: site el frigorfico alejado de fuentes de calor y con suficiente ventilacin para la rejilla del condensador; cuando cocine, cierre siempre las cacerolas con tapas de material aislante para no desperdiciar calor ni sabor; las ollas, que sean de un dimetro uno o dos centmetros mayor que el fogn, as economizar hasta un 20% de energa; son preferibles las ollas de hierro o acero inoxidable sobre las de aluminio o las de barro, mucho ms aislantes, y, si es con fondo termodifusor, mejor; la olla exprs ahorra tiempo, energa y dinero; si cocina en el horno, no abra la puerta hasta que termine la coccin ya que, cada vez que se abre, la temperatura baja entre 25 y 50 grados centgrados; no meta alimentos calientes en el refrigerador, espere a que stos se enfren por si mismos; no abra muy a menudo la puerta del refrigerador; desenchufe el descongelador si la escarcha tiene ms de 5 milmetros de espesor ya que aumenta el consumo elctrico hasta en un 30%; si tiene placa vitrocermica, apague el fuego 5 10 minutos antes de que acabe la coccin. Segn una gua del IDAE sobre el ahorro energtico en la cocina (de donde proceden la mayor parte de estas recomendaciones) todas estas medidas pueden ahorrar hasta un 25% de la energa consumida en la sala de mquinas del hogar, y ese ahorro puede superar el 50% con el uso de electrodomsticos eficientes habituales hoy en el mercado.

Agua y residuos

El consumo de agua potable en la cocina se estima en un 20% de todo el que gasta el hogar, la mayor parte, para lavar alimentos y utensilios, bien en la pila, bien en lavavajillas elctricos. El consumo de agua para cocinar y beber apenas representa una dcima parte del consumo hidrolgico en la cocina, por lo que el ahorro de agua (un recurso irregular y en ocasiones escaso en Espaa) pasa por un uso eficiente en el lavado. Los economizadores de agua -como los aireadores o atomizadores- que se venden en cualquier ferretera, nos permiten ahorrar hasta un 30% del trnsito lquido de un grifo a unos precios tan asequibles que la inversin se amortiza en menos de un ao. Los lavavajillas con sensor de agua ahorran hasta un 25% del lquido sobre un aparato medio, y los calentadores a gas o solares con apoyo elctrico, hasta un 30% sobre los calentadores normales a gas. Con los bajos precios actuales del agua (un euro por cada metro cbico, como media), estas y otras medidas pueden suponer un ahorro econmico de apenas 15 euros por ao para una familia de tres persones (de 10.000 a 15.000 litros), pero el ahorro en costes energticos que supone calentar menos agua multiplicara por 10 esa cantidad. Ahorrar agua tambin es interesante para el planeta y para nuestra economa.

Tal vez el principal impacto ambiental de los hogares se encuentra en la generacin de residuos, aproximadamente, un kilo por persona y da. La mitad de ellos son materia orgnica que, donde hay recogida selectiva, se convierte en compost o abono de calidad siempre que no lo mezclemos con pinturas, aceites usados o pilas que contaminarn todo el proceso de compostaje. Si existe un punto limpio en su barrio, ese es el mejor destino para los txicos del hogar; si no, depostelos en el contenedor de basura principal pero en una bolsa aparte, para que no se mezcle con la materia orgnica.

De la otra mitad, el 80% son envases y su constante aumento trae de cabeza a los gestores de los cada vez ms atestados vertederos de nuestro pas. Cuando hacemos la compra, lo ms ecolgico es adquirir alimentos a granel, como frutas o pescados al peso, ya que requieren muy poco envasado a lo largo de la cadena productiva. El resto de productos, cuyo embalado es parte fundamental del proceso de produccin y venta, generan aproximadamente 400 gramos de envases desechables que hay que reciclar. Un punto clave aqu es el depsito por separado de los diferentes tipos de desechos, algo que facilita enormemente una cocina amplia y con espacio para varios cubos; pero si escasea el espacio, existe en el mercado una gran variedad de cubos con varios compartimentos que caben casi en cualquier sitio. Tenga en cuenta que se necesita poca energa y casi ninguna materia prima para fabricar productos a partir de materiales de reciclaje.

Sin embargo, no todos los envases han de ir a la basura: los vidrios son excelentes recipientes de conservacin; las bolsas del hipermercado sirven perfectamente para contener la propia basura; y, como repiten insistentemente Greenpeace y otras organizaciones ecologistas, en el caso de que compre latas en paquetes de seis, rompa con las tijeras los aros de plstico que las unen ya que suponen una trampa mortal para innumerables pjaros y peces que meten la cabeza por los agujeros..

Fuente: Rafael Carrasco para ECOticias.com

Untitled Document
 
 
con quienes cooperamos
Red de Informacion en Produccion y Consumo Sustentables para America Latina y el Caribe
  INSTITUTO ARGENTINO PARA EL DESARROLLO SUSTENTABLE Asoc. Civil
 
ICLEI Latinoamerica Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente MERCOSUR Agencia de Cooperacion Alemana GTZ Consumidores Argentinos