Untitled Document
Inicio  |  Contáctenos
  Untitled Document
ACERCA DE IADS PROGRAMAS Y PROYECTOS CAPACITACION CURSOS Y SEMINARIOS NOTICIAS LINKS de INTERES
IADS EN LOS MEDIOS


Noticias | Noticias
18-07-2010
La basura, entre premios y castigos

Fueron valiosas las campaas para tomar conciencia; influyeron las fuertes multas; penas de hasta 2 aos de crcel

Graciela Igleisas para La Nacin

Inglaterra: la basura, entre premios y castigos

En 1989, la capital britnica reciclaba slo el 2,1 por ciento de los residuos que recoga. En 1999, el 8 por ciento. Hoy recicla el 25 por ciento. Este notable aumento no colocar a esta ciudad al nivel de Berln (41%) o Nueva York (34%), pero, s, al frente de otras capitales europeas, incluida Pars (15 por ciento).

El logro es an mayor cuando se tiene en cuenta que sus siete millones de habitantes -con la ayuda de 28 millones de turistas al ao- producen por ao casi cuatro millones de toneladas de desechos (3.975.000 t en 2009). El 79% de estos desperdicios son de origen hogareo, mientras el restante 21% proviene de parques, paseos, oficinas y pequeas industrias.

Como el resto de las ciudades europeas, Londres sigue los tres principios establecidos por la Comisin Europea: prevencin (minimizar la cantidad y potencial toxicidad de los desechos); "el que contamina, paga" (quien genera la basura pagar por su procesamiento), y proximidad (la recoleccin y el procesamiento deben realizarse lo ms cerca posible).

Para cumplir con la primera de las premisas, los britnicos han tenido que  aprender a "leer" su basura, de modo de saber cmo separarla en las tres categoras que corresponden a los tres recipientes de colores distintos que tienen en sus domicilios: azul (cartones, papel, latas y envases sin plstico), marrn (todo lo que sea orgnico, desde restos de comida a pasto de jardn) y verde (bolsas y paquetes de plsticos, vidrios y metales).

El contenido de cada uno de los recipientes es recogido cada 15 das. Quienes necesitan arrojar bultos grandes o txicos deben llevarlos a centros municipales de reciclaje situados en las afueras de la ciudad o pedir una recoleccin domiciliaria especial (a un costo equivalente a unos US$ 50 por 35 kg de desechos).

En Inglaterra, la poltica gira en torno de castigos e incentivos. Los que arrojan basura donde no est permitido (la va pblica, casas abandonadas, etc.) reciben duras sanciones, desde multas de cientos de libras hasta dos aos de prisin. Adems, los nombres de los infractores son publicados en todos los medios de comunicacin.

El desafo ms grande para los habitantes de esta gran isla consiste en reducir el acumulamiento, incineramiento y enterramiento de residuos, tanto por razones de espacio como ambientales.

El producto que causa las peores pesadillas son las bolsas de polietileno por no ser biodegradables. Todava no se ha prohibido su circulacin, pero las autoridades convencieron a los grandes supermercados para que ofrezcan a los consumidores lo que llaman "bolsas de por vida", es decir, bolsas de algodn que pueden utilizarse varias veces. Cada vez que los consumidores las usan reciben "crditos verdes", que se traducen en descuentos en sus compras.

Medidas como sta han tenido xito en ciudades como Oxford, cuyos 135.000 habitantes reciclan ahora el 45% de sus residuos. Una iniciativa privada que tiene tambin all mucho xito es el Freecycle Network (Red de Libre Reciclado), que, al estilo de los sitios web de subasta de productos, permite a la gente desprenderse o bien trucar, gratis, productos para los que no encuentran ms uso.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, se propone no slo emular, sino superar el rcord de Oxford. Y su inters no es slo ecolgico. "En Londres contamos con un verdadero Everest de basura que est esperando a ser explotado como una mina de oro -asegura-. Por esto en 2020 nuestra ciudad reciclar, por lo menos, el 50 % de sus residuos y no enviar ni siquiera una pelusa a ser enterrada."

Johnson quiere que los londinenses empiecen a ver a su basura como un producto capaz de generar ingresos. Su recoleccin debe interpretarse como una "cosecha". El producto resultante se utilizar para la produccin de energas renovables, cuyo valor econmico ya se estima al equivalente de 140 millones de dlares.

En esto, Oxford tambin le ha ganado la carrera. La tradicional ciudad universitaria utiliza diversas tcnicas, incluida la de "digestin anaerbica", para convertir la basura en energa y en fertilizantes agropecuarios. El 10% de la electricidad de la ciudad proviene de sus desechos.

A Johnson le preocupa la imagen de la ciudad en vistas a los Juegos Olmpicos de 2012 y la gran amenaza parecen ser los chicles. Londres gasta unos US$ 20 millones anuales para removerlos de las veredas, por lo que el alcalde ha logrado convencer a las principales firmas manufactureras para que introduzcan en el mercado una variedad biodegradable.


Untitled Document
 
 
con quienes cooperamos
Red de Informacion en Produccion y Consumo Sustentables para America Latina y el Caribe
  INSTITUTO ARGENTINO PARA EL DESARROLLO SUSTENTABLE Asoc. Civil
 
ICLEI Latinoamerica Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente MERCOSUR Agencia de Cooperacion Alemana GTZ Consumidores Argentinos